Música

Emocionante show de Gun´s N´ Roses en el Estadio River Plate

El pasado viernes 30 de septiembre la icónica banda de rock estadounidense Gun’s N’ Roses brindo un emocionante show en el Estadio River Plate de la Ciudad de Buenos Aires.

Todo empezó de manera muy puntual. A las 21 horas se apagaron las luces y Guns N’ Roses apareció en el escenario del mítico estadio que 30 años atrás los vió brillar en su mejor momento.

En el año 2016, Axl Rose, Slash y Duff McKagan -tres de los miembros originales del quinteto- tuvieron una reunión en la decidieron volver a juntarse. Aquel año Axl giró como cantante de AC/DC pero siempre esperando volver a tocar con la banda que formo en los 90’s y que fue referente para todas las bandas de rock de aquel momento.

Los fanáticos pudieron disfrutar de canciones que nunca pierden vigencia y que fueron parte de un puñado de discos que entre el fin de los años ‘80 y el inicio de los ‘90 rompieron todos los estándares de venta y de popularidad.

El punteo inicial del bajo de Duff para “It’s so easy”, una recurrente de ”Appetite for destruction”, despertó a las 60 mil personas que llenaron la cancha y abrió una historia que no se cerraría sino hasta tres horas después con “Paradise city”, del mismo monolítico disco. Una parábola clásica del grupo.

Apenas finalizó “Chinese democrazy”, la tercera de la lista, Axl se dirigió al público casi por única vez en toda la noche. Y fue para pedir algo muy importante: “¿Cómo están? ¿Todo bien? No queremos que nadie se lastime. Por favor, den un paso para atrás todos, porque hay gente adelante que está siendo aplastada. Queremos pasar un buen momento, gracias”, dijo al mismo tiempo en que era doblado por un intérprete.

Los puntos álgidos del show fueron las interpretaciones de “Estranged” y “Rocket queen”, dos de sus canciones más pomposas, que juntas suman al menos 15 minutos.

Dentro de una puesta escueta, minimalista, hubo primeros planos al wah-wah en “You could be mine” y “Sweet child of mine”. Hubo piano de cola y sonrisas para “November rain”, y hasta un pie de micrófono con los colores de la bandera de Ucrania en “Civil war”.

Si en las visitas anteriores de 2016 y 2017 fue notoria la nula onda entre Rose y Slash sobre el escenario -ni siquiera entraron en contacto visual-, esta vez fue sensiblemente distinto: en dos ocasiones, el cantante se apoyó por un segundo en el hombro del guitarrista. Y en “Shadow of your love”, le arrimo su micrófono para doblar juntos el estribillo.

Tres horas después del comienzo, el saludo final los encontró a todos abrazados, con un Axl Rose vistiendo las banderas sudamericanas estampadas sobre su campera de cuero para agradecer a todos los países que están visitando en este tramo de su gira (además de Argentina, también Uruguay, Brasil, Chile Perú y Colombia).

Compartimos imágenes de este increíble show:

Fuente: CMTV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba